Esta tía siempre ha querido tener sexo por el culo, pero nunca se había atrevido a gestionar una práctica de tal calibre. Ahora que ya es mayor, y que se ha acostado con tantas mujeres a lo largo de su vida, ha pagado por acostarse con un hombre que se la meta por el ano. Debe de ser un tío que se la meta de forma delicada, que vaya poco a poco y que luego vaya incrementando el ritmo al máximo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *